Manzanas Fujis más dulces con vitamina A y antioxidantes, el próximo paso en la fruticultura chilena.

manchanach
Fuerte potencial en el mercado asiático
Hacer más dulce la manzana Fuji, es el proyecto en el que se han embarcado investigadores del Departamento de Biología de la Universidad de Chile. En www.portalfruticola.com conversamos con los científicos Michael Handford y Claudia Stange acerca de este avance, cuya plataforma – el cultivo y generación in vitro de la manzana –  busca en paralelo agregarle Vitamina A y más antioxidantes a la pulpa de la fruta.
fujis
Los científicos Michael Handford y Claudia Stange
En noviembre de 2008 se dio inicio a la primera etapa del proyecto que busca aumentarle el dulzor a la manzana Fuji chilena, fase que concluye en noviembre de este año.
Conociendo el interés de los países asiáticos por manzanas más dulces – más del 60% de las Fuji se exportan a ese destino – y que la manzana fresca ya es exportada en gran volumen por Chile, es que el investigador Michael Handford decidió embarcarse en este proyecto.
“Yo trabajo y he trabajado en metabolismo de azúcares y carbohidratos en plantas durante mucho tiempo y me interesaba tratar de enlazar una necesidad país con mis propios intereses”, cuenta Handford, director del proyecto.
La investigación, liderada por la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, y que cuenta con el apoyo de INNOVA CORFO, la empresa viverista Univiveros y de la Pontificia Universidad Católica de Chile es un proyecto de larga duración.
El Dr. Handford nos explica que recién están en la primera etapa que es la de generar la plataforma para introducir las características que quieren agregarle a la fruta. “Al final de la primera etapa esperamos tener una plántula creciendo in vitro que contenga los rasgos que estamos introduciendo y luego en la segunda etapa hacer crecer las plantas hasta su fructificación”, indica.
Detalló que lo que están haciendo es simplemente cambiar la composición de azúcares que hay dentro de la fruta de forma natural. “No estamos poniendo un azúcar que sea distinto en ellos”, dice el investigador.
“Una manzana típica, dependiendo de la variedad, tiene 100 calorías y no estamos aumentando la cantidad de azúcares, es la identidad de los azúcares”, puntualiza.
Por su parte, la Dra. Claudia Stange nos cuenta que las manzanas más dulces van a tener más fructosa, característica que las hace un buen producto para dietas y diabéticos.
Pulpa más rica en antioxidantes
Teniendo la plataforma de modificación de la manzana a los investigadores les surgió la idea de darle otro tipo de potencialidad a la pomácea: aumentar la cantidad de Vitamina A y de antioxidantes que tiene la fruta pero en la pulpa.
Es así como postularon a un proyecto Fondef el cual les fue adjudicado en 2011. “Establecimos el nexo con lo que es mi línea de investigación en la síntesis de carotenoides, que son potencialmente beneficiosos para el ser humano porque son precursores de la vitamina A y son agentes antioxidantes muy potentes”, nos cuenta la Dra. Claudia Stange, directora de este proyecto.
“Las manzanas tienen algunos antioxidantes en la cáscara del tipo antocianinas, pero lo que nosotros queremos es producir antioxidantes del tipo carotenoides en la pulpa, los cuales son pigmentos que dan color amarillo, naranjo y rojo; y nos estamos enfocando preferentemente en el naranjo que es el betacaroteno, precursor de la vitamina A”.
La Dra. Stange nos aclara que si bien ambas investigaciones – dulzura y antioxidantes – están partiendo de la misma variedad de manzana son dos proyectos por separado. Sin embargo, esto, de acuerdo a la investigadora, no descarta que a futuro se pueda hacer el nexo entre las dos líneas.
“Hay que partir de manera independiente para poder evaluarlo primero. Se deberán seleccionar las líneas que tengan las manzanas con el dulzor que queremos para los mercados internacionales y también seleccionar aquellas líneas que tengan el color y componente antioxidante que desean nuestros consumidores y, de ahí, a futuro se podría aplicar el mejoramiento genético tradicional entre líneas con ambas características”, dice.
“La plataforma, que es el cultivo y generación in vitro de la manzana, la estamos usando en estos dos proyectos actualmente, de color y de dulzor, pero es la primera vez que se ha establecido en Chile. Entonces dependiendo de las necesidades de las empresas, por ejemplo de mayor resistencia a estrés ambiental o patógenos se puede utilizar esta plataforma. Es una expertis que antes estaba solamente en, por ejemplo, vides o en carozos”, indicó el Dr. Handford.
“Nosotros estamos abiertos a recibir propuestas de empresarios o viveristas que estén interesados en algo de lo cual nosotros podamos aportar, ya sea el cultivo in vitro de manzanas o la participación en los proyectos en curso o en la gestación de nuevas propuestas” sostiene la Dra. Stange.
Proyecto a largo plazo
Después de finalizado el actual proyecto viene la etapa de continuidad en donde los expertos evaluarán cómo se comportan los frutos, algo que se podrá observar cuando las plantas fructifiquen a los 3-4 años. Por ello, la incorporación al mercado podría darse de 13 a 14 años más.
“Nosotros hemos hecho un estudio que al año 13 se empieza con la comercialización iniciando con 2,5 hectáreas del cultivo de las manzanas con una penetración del 1%, entonces al año 16 ya debería haber una producción efectiva y al año 20 más o menos con 500 hectáreas se alcanzaría el máximo de lo que se proyecta en la implementación y el cultivo de este tipo de manzanas en Chile para la exportación”, indicó la académica e investigadora Claudia Stange.
“Va a ser una manzana distinta y de alguna manera tenemos que entrar a los distintos países hablando de sus bondades a los distintos consumidores y eso es algo que dentro de un laboratorio no podemos hacer. Es absolutamente esencial tener la colaboración de las empresas y los gremios involucrados”, dijo el profesor Handford.
¿Interesado en conocer más sobre esta investigación? Los investigadores están abiertos a responder las inquietudes de la industria, así como a exponer sobre el tema. Los interesados pueden contactarse con ellos al correo electrónico  comunics@uchile.cl