Temas Silvoagropecuarios mencionados en mensaje Presidencial del 21 de Mayo 2012 por S.E. el Presidente de la Republica

  • Home
  • Sin categoría
  • Temas Silvoagropecuarios mencionados en mensaje Presidencial del 21 de Mayo 2012 por S.E. el Presidente de la Republica

ABONANDO LA AGRICULTURA
La sociedad de oportunidades también está llegando a nuestra agricultura y a los 2,5 MM de compatriotas que viven o trabajan en el campo.
Nuestro objetivo es transformar a Chile en una potencia agroalimentaria y situarlo entre los diez países más importantes del mundo en exportación de alimentos sanos y seguros. El año pasado, el sector agrícola y forestal creció a más del once por ciento, casi duplicando el crecimiento promedio del país, y por primera vez en nuestra historia estamos exportando conocimiento, ciencia y tecnología chilena en áreas como reproducción vegetal y genética animal.
Estamos fortaleciendo nuestro Ministerio de Agricultura, para adecuarlo a las exigencias y desafíos de este mundo globalizado y transformarlo en un moderno Ministerio de Agricultura, Alimentación y Recursos Naturales, al servicio de los campesinos, productores agrícolas y el mundo rural. 
Seguimos avanzando en el cumplimiento de nuestros 25 compromisos con el mundo del campo. Estamos fortaleciendo la Comisión Antidistorsiones, ya dictamos un nuevo decreto de salvaguardias para el maíz partido y creamos un fiscal especializado en agricultura en la Fiscalía Nacional Económica, de forma de garantizar una competencia leal con los productores externos y mercados más transparentes y competitivos en el frente interno, para que nuestros productores agrícolas reciban un precio justo por lo que ellos siembran, cultivan y cosechan de la tierra. 
A través de Indap estamos llegando a 180 mil pequeños agricultores con subsidios, capacitación y asistencia técnica, un 40 por ciento más que hace dos años, cubriendo así todas las comunas rurales de Chile, incluidas algunas tan apartadas como la Isla Picton, Visviri, Camiña, Colchane, Lonquimay, Palena, Juan Fernández e Isla de Pascua. También hemos triplicado el apoyo productivo a las familias de nuestros pueblos originarios y las alianzas productivas con el sector privado y para proteger mejor nuestro valioso patrimonio fito y zoosanitario, hemos potenciado la labor del SAG.
En materia forestal, hemos potenciado la reforestación de bosque nativo, con subsidios y asistencia técnica y hemos puesto en marcha un plan de recuperación de terrenos erosionados que busca recuperar 500 mil hectáreas. Desgraciadamente, el verano pasado fue uno de los más críticos en materia de incendios forestales, con cerca de cinco mil emergencias, la mayoría causadas por la acción negligente, y en algunos casos, criminal del hombre, que provocaron la pérdida de más de 85 mil hectáreas de bosques, incluidas zonas de alto valor patrimonial como el Parque Torres del Paine.
Junto con informar y educar a los visitantes de nuestros parques, hemos presentado un proyecto de ley que incrementa significativamente las penas de cárcel a quienes causen estos desastres y otro para crear el nuevo Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, de manera de proteger mejor las maravillas de nuestra naturaleza, en beneficio de todos los chilenos y también de los que vendrán.
Y gracias a Dios, Chile está lleno de héroes anónimos, que en los momentos de adversidad, en lugar de huir del peligro, lo enfrentan para proteger nuestras vidas y nuestra naturaleza. Hoy quiero recordar y homenajear a los siete brigadistas de Carahue, que sacrificaron sus vidas combatiendo un incendio provocado intencionalmente.
AGUA
En materia de agua, décadas de falta de planificación e inversiones, el aumento del consumo y el calentamiento global, han hecho de Chile un país cada día más vulnerable a los períodos de sequía. Llevamos tres años de sequía y hemos debido decretar Zona de Emergencia Agrícola o Escasez Hídrica en 108 comunas, para ir en ayuda inmediata de la población y los pequeños y medianos agricultores. Pero necesitamos una política de Estado, con soluciones de corto y largo plazo. A eso apunta la Estrategia Nacional de Recursos Hídricos para las próximas dos décadas que estamos desarrollando.
Para evitar que el 85 por ciento de las aguas que corren por nuestros ríos se pierdan en el mar, nuestro plan de embalses contempla quince grandes obras. Ya entregamos los embalses de Ancoa, en Maule; El Bato, en Coquimbo, e iniciamos la construcción de Chacrillas, en la Región de Valparaíso. Próximamente iniciaremos las obras de otros tres embalses en las regiones de Arica y Parinacota, Coquimbo y Bío Bío. Esta estrategia duplicará nuestra capacidad de almacenamiento de agua, asegurando su normal abastecimiento a futuro. Adicionalmente, estamos realizando cuantiosas inversiones para tecnificar los sistemas de riego, reparar e impermeabilizar canales de regadío, implementar un programa de bombardeo de nubes, desarrollar innovadores planes de infiltración de aguas lluvia en los acuíferos más deficitarios y construir plantas desalinizadoras de agua en la zona norte de Chile.

Comparte esta noticia!