“La generación de energía renovable en el mundo rural debe ser una oportunidad que no podemos dejar escapar”

  • Home
  • Sin categoría
  • “La generación de energía renovable en el mundo rural debe ser una oportunidad que no podemos dejar escapar”

rofes
Josep Mª Rofes, decano del Col·legi Oficial d’Enginyers Agrònoms de Catalunya
El gran público quizás lo desconoce, pero la vinculación del binomio energía y mundo rural es muy estrecha. El consumo de energía conlleva una inversión económica muy elevada para los agrónomos, que ven en el autoconsumo la gran oportunidad para, por un lado, no depender de las grandes eléctricas para suministrarse de energía y, por otro, mejorar sus márgenes de productividad.
De esta relación nos habla el decano del Col·legi Oficial d’Enginyers Agrònoms de Catalunya, Josep Mª Rofes, tema central de pasado 1r Congreso Rural Smart Grids (ver más información en este número) celebrado en Barcelona el pasado mes de octubre.
¿Qué valoración hace del 1er Congreso Rural Smart Grids?
La valoración que podemos hacer de este 1r Congreso es muy positiva. Hemos sido un total de 170 participantes de perfil muy técnico, empresas del sector energético y las telecomunicaciones, servicios técnicos de las administraciones públicas, tanto de ámbito local como supramunicipal, entre otros.
En definitiva, quiero resaltar que por nuestro colegio profesional el hecho de que esta primera edición haya ido muy bien nos permitirá consolidar la idea de organizar un congreso cada año como una línea de trabajo regular y constante.
¿A qué se refería con la expresión de que el Congreso debería ser el primer acto de “rebeldía para un mundo nuevo, un mundo rural lleno de oportunidades, territorialmente equilibrado, viable y sostenible medioambientalmente”?
El mundo rural debe convertirse en un lugar donde se ofrezcan oportunidades de negocio y de actividad para generar riqueza. Ahora, eso sí, lo tenemos que hacer bien, respetando los condicionantes ambientales y integrándolos en los propios proyectos.
No por el solo hecho de construir tengamos previamente que destruir o causar impactos ambientales negativos e irreversibles.
Debemos hacer el esfuerzo de ver el mundo rural que nos rodea, no como un espacio complementario y de contrapunto a la actividad económica intensa que se realiza en las ciudades o como un jardín donde los agricultores y ganaderos son los jardineros que cuidan de este espacio.
Hoy todavía hay mucha gente que cree en este papel, que personalmente pienso que es completamente sesgado y equivocado, el mundo rural tiene que ser mucho más que todo eso.
En un país tan pequeño como el nuestro no lo podemos dejar escapar por el solo hecho de que el modelo económico de desarrollo sólo se concentre a lo largo de nuestra costa, desde Portbou hasta las Casas de Alcanar.
Debemos hacer lo posible para que en el ámbito rural también tengamos buenas carreteras, buenas telecomunicaciones móviles y de banda ancha, buenas infraestructuras energéticas, etc.
La generación de energía renovable de cualquier tipo en el ámbito del mundo rural debe ser una oportunidad más, que no podemos dejar escapar por el solo hecho de diversificar los ingresos en nuestras explotaciones agrarias y en el sector agroindustrial, que hoy día son un motor muy importante de nuestra economía.

“El autoconsumo llegará antes de lo que el mundo piensa, y todo el sistema se tendrá que adaptar poco a poco, de ahí la importancia que tendrán las smart grids”

¿Tienen una hoja de ruta para lograr la aprobación del RD Balance Neto y autoconsumo?
Esta no es una cuestión que dependa en concreto del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Cataluña. Lo que si te puedo decir es que nos coordinamos con otras organizaciones y entidades para alcanzar lo que Europa reclama hace más de dos años: la posibilidad de producir energía en el lugar de consumo con un régimen administrativo razonable.
Nos posicionamos claramente a favor, difundimos el autoconsumo entre el sector rural (tanto a profesionales como a los agricultores, ganaderos e industriales) y no dudamos en interpelar a las administraciones competentes siempre que tenemos ocasión.
¿Cree realmente que las eléctricas apoyarán o, cuando menos, no pondrán palos en las ruedas para el desarrollo de la generación distribuida?
Esta pregunta, en estos momentos, es bastante difícil. El mercado eléctrico es complejo por su carácter estratégico, la tipología de agentes y los antecedentes de sector monopolístico.
Por suerte, poco a poco el sector se está abriendo y el autoconsumo es una rendija que nadie podrá evitar a medio plazo.
La cuestión no es generación distribuida contra centralizada. Se trata de combinar los dos modelos para sacar el máximo provecho en términos de competitividad, seguridad de suministro y minimización de impacto ambiental.
Y con estos objetivos marcados desde la Comisión Europea, las empresas que no se alinee quedarán en fuera de juego.
Sin embargo, si quiero ser sincero en la respuesta, pienso que de entrada las grandes eléctricas apostarán por poner palos en las ruedas.
Tengo muy claro que continuarán perpetuando el modelo actual, bien centralizado y controlado por unas pocas compañías, eso sí, sobre todo con la presencia de ex-políticos relevantes ocupando puestos en sus consejos de administración.
El autoconsumo y la energía distributiva harán que, por un lado, las empresas distribuidoras dejen de percibir dinero por el peaje y, por otro lado, las empresas generadoras, hoy por hoy no les puede ser de interés dado que aún no tienen, ni mucho menos, amortizadas las sobredimensionadas centrales de ciclo combinado.
Las empresas eléctricas más inteligentes serían aquellas que mejor se preparen para recibir los efectos del tsunami que representará el autoconsumo y la energía distribuida.

“Las empresas eléctricas más inteligentes serían aquellas que mejor se preparen para recibir los efectos del tsunami que representará el autoconsumo y la energía distribuida”

También afirmó que el estallido de la generación distribuida se producirá con más fuerza en el mundo rural que en el mundo urbano. ¿Por qué lo cree? ¿Qué posibilidades tiene el mundo rural que no ofrece el mundo urbano?
Pues por una razón muy sencilla. El sector agroalimentario, desde el mismo campo donde se cultiva, pasando por el transporte, el procesamiento, el embalaje, la distribución, el almacenamiento en frío, etc, requiere de un escalofriante consumo de energía fósil.
Nuestra dependencia de la energía es tremenda y, hoy por hoy, nos resta competitividad frente a otros mercados.
Mirad, en 2001 el precio de un litro de gasóleo agrícola era de € 0.418 / l, mientras que en 2012 el precio ha llegado a sobrepasar la barrera del euro por litro, concretamente € 1,1 / l . Esto quiere decir que el incremento ha representado más de un 163% en este periodo de tiempo que abarca 11 años.
Entonces, mientras los costes de producción agrícola aumentan de forma exponencial, la venta agraria, por el contrario, decrece año tras año. Entre el año 2001 y en 2011 lo hizo en -6,17%.
Para hacerlo más comprensible diríamos que, hoy por hoy, nos encontramos con los mismos valores de renta agraria que en el año 2000.
Por este motivo en la presentación del congreso hice referencia a que el estallido de la generación distribuida arrancará más bien en el mundo rural.
Y se producirá porque un día nuestro campesinado dirá basta, se plantará y exigirá una verdadera liberalización del sector eléctrico, unas tarifas eléctricas más justas, la retirada del abusivo papeleo administrativo y de las restricciones impuestas por las grandes compañías generadoras y distribuidoras.
Esta chispa debe permitir cambiar el modelo de red actual y de producción, donde cada vez dependamos menos de las grandes centrales o puntos de generación por un modelo basado en pequeñas plantas, de modo que ganamos en eficacia y ahorro en los costes de producción.
El autoconsumo llegará antes de lo que el mundo piensa, y todo el sistema se tendrá que adaptar poco a poco, de ahí la importancia que tendrán las smart grids.
¿Tienen algún cálculo del ahorro económico y eficiencia energética que supondría para el mundo rural catalán el uso de las smart grids y de la generación distribuida?
Estamos trabajando, tanto a nivel macroenergético (grandes números sobre potencial de producción de energía en el medio y transporte), como en casos concretos asociados a infraestructuras que ya se están haciendo o que ya están hechas.
Es un trabajo que desde nuestro Colegio de Ingenieros Agrónomos podemos catalizar y liderar, pero se necesita un compromiso de todos los agentes para hacerlo realidad.

“Un día nuestro campesinado dirá basta, se plantará y exigirá una verdadera liberalización del sector eléctrico, unas tarifas eléctricas más justas”

Todavía falta un año, pero ¿qué esperan de la edición 2013 en Manresa del 2 º Congreso Rural Smart Grids?
En primer lugar, consolidar la dinámica de trabajo iniciada y que debe continuar durante todo el año. Siempre es deseable incrementar la participación del sector que es a quien nos dirigimos y quién debe aprovechar todas las potencialidades.
Por otra parte, y dado que las smart grid por sí solas son novedosas, queremos coordinarnos con otros colegios profesionales del país y agentes del sector para poder dar una visión lo más global posible.
De esta manera podremos enfatizar y centrar nuestro esfuerzo en el rol que debe jugar el medio rural.
Añada lo que considere oportuno
El sector agrario ha sido siempre transformador energético con unas fuertes raíces en el territorio y con los ecosistemas. Ahora toca ver que, además de producir alimentos, es decir, energía para nuestras actividades vitales, tenemos también la oportunidad de contribuir a energizar nuestras actividades socioeconómicas.
Estamos ante una cuestión transversal tanto a nivel de implicados como de beneficiados. Estamos hablando, al fin y al cabo, de vertebrar el país en la vertiente energética y de telecomunicaciones.
Hay que verlo como una contribución esencial para mejorar la calidad e independencia de suministro, reducir los costes energéticos y minimizar el impacto ambiental.
Cuando llegue el día de tener derecho a decidir como país no podemos olvidar el aspecto energético y el Colegio de Ingenieros Agrónomos está comprometido con este objetivo.
Albert López (Coneledigital)

Comparte esta noticia!